Archivo de la etiqueta: María Moliner

Elogio de los diccionarios

Soneto lingüístico número 41

DiccionariosEntraron en mi casa dos chiquillos

como sabuesos expedicionarios

y al ver mi montañón de diccionarios

el asombro inflamó sus ojos pillos. Sigue leyendo

Las tres desvirtualizaciones de Humberto Hernández

HumbertoCierta vez hablé yo aquí del verbo desvirtualizar, que de momento no tiene el honor de figurar en el diccionario de la Real Academia Española, y dije de él que podríamos definirlo de esta manera: ‘Conocer en persona a quien se ha conocido previamente en una red social u otro sistema de comunicación electrónico’. Pero como a las personas no se las conoce plenamente de una sola vez, resulta que yo al profesor Humberto Hernández, hombre alto en centímetros y en sabiduría –y autoridad lingüística en todo el ámbito hispánico–, lo he desvirtualizado ya tres veces, y espero poder seguir haciéndolo durante mucho tiempo. Sigue leyendo

Yo no hubiera sido tan categórico

hubieraEsperanza Aguirre, concejala del Ayuntamiento de Madrid, cometió el otro día dos faltas de ortografía al escribir un pequeño texto en la red social Twitter. Y, como es habitual en estos casos, el personal se lanzó al cuello de la lideresa para tomarle un poco el pelo. Un tuitero decía: «Dos faltas de ortografía en 140 caracteres tampoco es para que te llamen ignorante, pero repasa un poco…». A este tuit, otro individuo contestaba así: «Posiblemente si lo hubiese escrito Esperanza Aguirre hubiese tenido 139». Y un tercer tuitero le respondió al segundo en estos términos: «Se escribe: “Si lo hubiese escrito… habría tenido”». Este tercer tuit tenía por objeto señalarle al autor del segundo un supuesto error gramatical, pues empleó el subjuntivo donde debería haber usado el condicional. Eso al menos es lo que pensaba el autor de la reprensión, pero se equivocaba: el texto del segundo tuitero, con ese subjuntivo repetido (hubiese escrito/hubiese tenido), es absolutamente correcto. Sigue leyendo

Amigos falsos y defectuosos

DefectoQuienes hicimos nuestros trabajos de bachillerato con máquina de escribir, y no con ordenador, ya éramos grandecitos (que no es lo mismo que grandes hitos, como adivinaba el genial Daniel Rabinovich en un sketch de Les Luthiers) cuando el idioma español comenzó a verse invadido por una serie de términos relacionados con la informática que, en la mayoría de los casos, a mí me sonaban a chino: disco duro, bit, memoria RAM, software, hardware, Internet… De todos ellos, uno siempre me resultó especialmente chocante, aunque a estas alturas es tan de andar por casa que lo usan hasta los vendedores de perritos calientes. Me refiero a la expresión ‘por defecto’. Sigue leyendo

Casi todos los caminos llevan al dosier

DosierEl otro día me preguntó un amigo cuál es la manera correcta de escribir la palabra ‘dosier’, si con una ese o con dos. La respuesta es que debemos escribirla con una sola ese, como señala la última edición del diccionario de la Real Academia Española, aunque sorprende (o tal vez no…) que esta grafía españolizada no haya sido incluida en esa obra hasta el año pasado. Sorprende porque la Academia defiende, al adaptar voces de otros idiomas, ese ideal ortográfico por el cual debería haber una letra para cada sonido y un sonido por cada letra. Según ese ideal –al que el español se acerca bastante, aunque sigue estando lejos–, en nuestra lengua no tiene sentido escribir ‘dossier’, pues no tenemos ningún sonido para la doble ese. En realidad, si consultamos varios de los diccionarios y manuales que tengo ahora mismo a mi lado, comprobamos que casi todos los caminos llevan a la forma ‘dosier’. Sigue leyendo

El chapapote canario se llama piche

PicheEl otro día hablaban en una emisora de radio canaria del tremendo problema medioambiental que se nos echa encima con el naufragio del pesquero ruso Oleg Naydenov, que amenaza con provocar una marea negra en las islas. En medio del programa alguien habló del peligro de que el chapapote llegara a las costas del archipiélago y poco después un oyente aclaró que en Canarias no tenemos que usar la palabra ‘chapapote’, pues para eso está el sustantivo ‘piche’, que es el que venimos empleando desde hace muchísimo tiempo para referirnos al alquitrán y al asfalto. Ese oyente, está de más decirlo, tenía toda la razón. Sigue leyendo

El tuitero que se quitó de enmedio

EnmedioDías atrás un señor me acusó de ser corporativista por sostener, ante una pregunta suya, que no se podía afirmar rotundamente que un periódico hubiera cometido una falta de ortografía al escribir ‘enmedio’ en lugar de ‘en medio’. Además de corrector de textos, yo soy periodista, pero no tengo ataduras que me impidan criticar las malas formas de escribir de mis colegas cuando se tercia. Si no me creen, hagan clic aquí y verán cuántas veces me he metido con ellos. No, yo no soy corporativista; simplemente, defiendo una postura de tolerancia hacia determinados usos ortográficos que, sin haber recibido la bendición de la Real Academia Española, están bastante extendidos y son vistos con buenos ojos por expertos de reconocida solvencia. La RAE –no lo olvidemos– es humana, no divina, y los dictámenes de sus miembros no son palabra de Dios. Sigue leyendo

Apología del gerundio de posterioridad

GerundioComo diría el abdicante rey Juan Carlos de Borbón, me llena de orgullo y satisfacción algo que he leído en el Diccionario de uso del español (Gredos), el famoso María Moliner. A cuenta del pavor que les tienen muchos gramáticos y algunos correctores a determinados gerundios, la lexicógrafa escribió esto en su célebre libro: «… el gerundio tiene sus usos específicos de los cuales es indesalojable». El orgullo y la satisfacción tienen que ver –vanidoso que es uno– con que hace doce años, y sin saber que Moliner había escrito esto, yo decía lo siguiente en la segunda edición del manual de estilo del periódico La Opinión de Tenerife: «El gerundio es una forma verbal maldita en periodismo, pero hay que aclarar que su uso no es incorrecto en muchas ocasiones». Sigue leyendo