Archivo de la etiqueta: Lázaro Carreter

Un cóctel del barman don Alberto

EstiloIntentar describir brevemente a don Alberto Gómez Font es algo así como llamar ‘camarero’ al artista que hace cócteles, un señor (o señora) al que en rigor debemos llamar ‘barman’. Aun así, intentaré hacer un retrato suyo en pocas líneas. Alberto Gómez Font es un barman apasionado, un conversador sereno y entretenido, de voz grave y mecedora, y también es uno de mis guardianes de la lengua favoritos, porque su alma mestiza –mezcla de Colombia y España, entre otros amores telúricos– ha hecho posible que su trabajo en el ámbito de nuestro idioma quede del lado de los tolerantes, de los que miran con el mismo respeto a la norma y al uso, de los que nadan con idéntica soltura en el mar Cantábrico y en el Caribe, de los que creen que reírse de una falta de ortografía ajena es algo bastante feo. Sigue leyendo

Apuntes sobre pistolas

En español hay casi tantas frases hechas como comentarios sobre ellas, sobre su origen y sobre lo correcto o incorrecto de usarlas. Hay guardianes de nuestro idioma que se muestran inflexibles a la hora de condenar por absurdas ciertas locuciones y, sin dar su brazo a torcer, ven como la lengua salta sobre ellos a paso vertiginoso mientras se dicen, melancólicos, aquello de «¡Dónde iremos a parar!». Otros, por el contrario, caminan con los tiempos y, con naturalidad y argumentos, consideran totalmente aceptables las mismas frases que otros no toleran. Víctima y protegida de unos y de otros es la expresión ‘a punta de pistola’, que los puristas rechazan porque, dicen, una pistola no tiene punta. ¿Y qué? Tampoco le damos un pie a nadie cuando decimos ‘dar pie’. Sigue leyendo

¿La de Maduro fue una victoria pírrica?

Si piensan que vamos a hablar de política, ya pueden ir dejando de leer, porque en este blog solo comentamos asuntos relativos a la lengua española, que es mucho más divertido. Dicho esto, leí el pasado lunes un titular de prensa sobre la victoria de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de Venezuela que decía así: «Incertidumbre en el país tras la ‘pírrica’ victoria del candidato chavista» (en el titular había una inocente errata que he corregido aquí). ¿Por qué escribieron ‘pírrica’ entre comillas simples? ¿Pretendían tal vez aclarar que la estaban usando en sentido figurado? Pues muy mal hecho, porque la de Maduro fue una victoria pírrica en el sentido literal de la palabra. Sigue leyendo

Miscelánea galáctica

Siempre me han fascinado las personas que inventan palabras a tutiplén y las emplean con naturalidad y, por lo general, para arrancar una carcajada a quienes las escuchan. Eso me ocurre con los locos manchegos de Muchachada nui, de los que ya he hablado en este blog, y con el genial humorista Forges, quien hace años escribía esto en una viñeta: “Tiene escaporniado el firdulasto de la percutoria”. Tal sarta de disparates la decía un supuesto mecánico que reparaba el cañón de un militar, y este le respondía: “Vaya, y yo que tenía desembarco esta tarde”. Cuando yo era un pibe de 14 años, Forges también me enseñó una palabra que ya existía, aunque yo pensé al leerla que era de su cosecha: ‘miscelánea’. Sigue leyendo

Una lengua imparable

Viñeta de Sergio Langer.

La lengua española es como la Luna: parece estar casi quieta, pero en realidad se mueve a una velocidad vertiginosa, y esa velocidad la decidimos los hispanohablantes, no las academias ni los gramáticos. “¡Cuántos modos de hablar que a […] Jovellanos hubieran escandalizado son hoy usados con toda tranquilidad por los escritores más apreciados!”, decía hace unos años el gran maestro Manuel Seco. Realmente no hay que dar un salto tan grande en el tiempo: si Fernando Lázaro Carreter llega a saber hace dos décadas que la Real Academia Española, de la que él fue director, acabaría por acoger de buen grado el empleo del verbo ‘incautar’ como transitivo, se tira por un puente. Sigue leyendo

‘Espúreo’ es una palabra espuria

Iñaki Urdangarín (con tilde) dijo la semana pasada que ciertas acciones supuestamente encaminadas a involucrar a Juan Carlos de Borbón y a su hija Cristina en el follón en el que anda metido el duque de Palma son espurias, y yo me alegro de que lo haya dicho. Me explico: no tengo la menor intención de hablar aquí del trasfondo de este culebrón judicial; lo que me gusta es que Urdangarín haya empleado la palabra espurio y no el engendro espúreo, al que tanto cariño le profesan muchas personas, incluido algún ilustre gramático. Sigue leyendo

¿Oyes o escuchas?

¿Es lo mismo oír que escuchar? Si atendemos a las definiciones que da el diccionario, no. Pero las definiciones son una cosa y las voces de la calle son otra. El uso correcto de los verbos oír y escuchar, que muchos –yo incluido– empleamos a veces como sinónimos cuando en realidad no lo son, no es materia nueva para los guardianes de la lengua. En este asunto unos defienden nuestro amado idioma con una intransigencia que es del todo respetable y otros optan por la tolerancia y por detenerse a escuchar esas voces de la calle, que –como el cliente– casi siempre terminan por tener la razón. Sigue leyendo

Sí cabe duda

Si no lo he dicho antes, lo digo ahora: una de las mejores herramientas del corrector de textos es, según mi experiencia, la capacidad de dudar. Para este oficio son precisas determinadas manías que algunos arrastramos, sin saber muy bien por qué, desde hace una eternidad. Por ejemplo: amar obsesivamente la lengua española, comprender –o intuir– las causas y las consecuencias de algunos de sus caprichos gramaticales, conocer y admirar sus mecanismos ortográficos y, sobre todo, dudar constantemente durante la lectura de un texto y saber dónde encontrar las respuestas para esas dudas. Sigue leyendo

Médicas, arquitectas, fotógrafas, ingenieras…

Resulta bastante sorprendente que en 2011, año en el que se cumple el centenario de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer, todavía se lean por ahí disparates como la médico, la arquitecto o la fotógrafo: la mismísima Real Academia Española, a la que algunos acusan de ser algo machista, da el visto bueno al femenino de esos sustantivos y coloca a las mujeres en el lugar que les corresponde, al menos en el ámbito de las palabras. Sigue leyendo

¿Dónde va el punto?

La ortografía, la ortotipografía y todas aquellas normas, disciplinas, técnicas y oficios encaminados a que la escritura cumpla lo mejor posible su función comunicadora son a veces campo de batalla para discusiones profundas sobre cuestiones aparentemente simples. Algunas de ellas se convierten en debates interminables que continúan incluso cuando uno de los contendientes –por lo general la Real Academia Española– cree haber cortado por lo sano a golpe de decreto. Sigue leyendo