Archivo de la etiqueta: Fundéu

Zarpazos y adelantamientos en la carrera electoral

SorpassoUstedes ya saben que cuando una palabra se pone de moda es muy complicado no tropezarse con ella en cualquier esquina y a todas horas. En España nos está ocurriendo estos días con el sustantivo sorpasso, con el que nos referimos al salto con el que la coalición Unidos Podemos podría estar a punto de colocarse el próximo día 26 como segunda fuerza más votada en España, por delante del sempiterno PSOE, que en las últimas décadas había ocupado alternativamente la primera y la segunda posición en un rancio bipartidismo compartido con el Partido Popular. Frente a la repentina fama de esta voz aparece la ortodoxia lingüística, de tal manera que ya hay quien está proponiendo sustituir sorpasso –que es palabra italiana– por alguna voz española, como adelantamiento. ¿Ustedes qué opinan? Sigue leyendo

Un cóctel del barman don Alberto

EstiloIntentar describir brevemente a don Alberto Gómez Font es algo así como llamar camarero al artista que hace cócteles, un señor (o señora) al que en rigor debemos llamar barman. Aun así, intentaré hacer un retrato suyo en pocas líneas. Alberto Gómez Font es un barman apasionado, un conversador sereno y entretenido, de voz grave y mecedora, y también es uno de mis guardianes de la lengua favoritos, porque su alma mestiza –mezcla de Colombia y España, entre otros amores telúricos– ha hecho posible que su trabajo en el ámbito de nuestro idioma quede del lado de los tolerantes, de los que miran con el mismo respeto a la norma y al uso, de los que nadan con idéntica soltura en el mar Cantábrico y en el Caribe, de los que creen que reírse de una falta de ortografía ajena es algo bastante feo. Sigue leyendo

El tuitero que se quitó de enmedio

EnmedioDías atrás un señor me acusó de ser corporativista por sostener, ante una pregunta suya, que no se podía afirmar rotundamente que un periódico hubiera cometido una falta de ortografía al escribir enmedio en lugar de en medio. Además de corrector de textos, yo soy periodista, pero no tengo ataduras que me impidan criticar las malas formas de escribir de mis colegas cuando se tercia. No, yo no soy corporativista; simplemente, defiendo una postura de tolerancia hacia determinados usos ortográficos que, sin haber recibido la bendición de la Real Academia Española, están bastante extendidos y son vistos con buenos ojos por expertos de reconocida solvencia. La RAE –no lo olvidemos– es humana, no divina, y los dictámenes de sus miembros no son palabra de Dios. Sigue leyendo

Ébola, alzhéimer y párkinson

AfricaA principios del siglo XIX, un polifacético científico británico llamado James Parkinson publicó un libro en el que describía una enfermedad que acabó siendo bautizada con su apellido. Casi un siglo después, el neurólogo alemán Aloysius Alzheimer hizo lo mismo con otro terrible mal, al que también se le dio su apellido. Los nombres de esas dolencias son, por tanto, enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer, a las que, no obstante, podemos llamar párkinson y alzhéimer, a secas. Como verán, al hacer eso eliminamos las mayúsculas iniciales y añadimos unas tildes. A continuación veremos por qué, y de paso hablaremos de otra enfermedad que en estos días vuelve a ser noticia: el ébola. Habrán visto que también aquí hemos usado la minúscula inicial. Sigue leyendo

Julieta electrónica

Si William Shakespeare viviera en el siglo XXI, ¿lo imaginarían distribuyendo su celebérrima tragedia Romeo y Julieta como libro electrónico? Yo sí. ¿Acaso no era un hombre inteligente, creativo y resuelto en los negocios? Parece ser que sí, y ningún escritor que responda a ese perfil debería despreciar en estos tiempos un formato que, nos guste o no, ha venido para quedarse. Esto último no lo digo yo, lo dijo hace unos días otra Julieta: Julieta Lionetti, una mujer apasionada que habló la semana pasada sobre la revolución digital en el mundo editorial durante un acto celebrado en Barcelona. Sigue leyendo

Fotazas y fotones

La semana pasada compartí en Facebook una imagen en la que aparecen Albert Einstein y el extraordinario físico canario Blas Cabrera –un gran desconocido no solo en las islas que lo vieron nacer, sino en toda España– paseando por Madrid hace casi un siglo. Poco después una amiga escribió el siguiente comentario: «¡Fotaza!», y la duda me atormentó de inmediato. Afortunadamente, no soy el único al que le llama la atención esta forma de hinchar la palabra foto. Sigue leyendo

Bárcenas es un caso

El lamentable espectáculo que están ofreciendo los políticos españoles, especialmente los del Partido Popular, en estos días de sobres y corrupción ha logrado algo bastante complicado: poner de acuerdo a la inmensa mayoría de los ciudadanos del país, que parecen coincidir en que no nos merecemos ser gobernados por individuos de esa calaña. Esta unanimidad contrasta con la disparidad de criterios de los periódicos a la hora de referirse al motivo de tal espectáculo: el caso Bárcenas. Unos optan por escribirlo en redonda, otros entre comillas simples, otros en cursiva… He visto incluso alguno que ha puesto una mayúscula inicial en la palabra caso. Un poco de orden, por favor. Sigue leyendo

‘Cualquiera’ no es una palabra cualquiera

Clara, personaje de la revista ‘El Jueves’. Dibujo de Jordi Bernet.

Hay palabras que resultan tremendamente simples y que no tienen ningún misterio: mesa es un sustantivo femenino, significa lo que todos sabemos que significa (aunque en realidad tiene muchas acepciones) y su plural se forma añadiendo una -s. Otras, por el contrario, me parecen fascinantes por la cantidad de secretos que esconden. Una de ellas es cualquiera. ¿Ustedes podrían definirla sin tener que recurrir a un diccionario? Tarea difícil… A esto se suman otras singularidades: se trata de un adjetivo –y pronombre– que ha dado lugar a un sustantivo, su plural es curiosísimo, puede disminuir de tamaño gracias a la magia de la apócope y a veces, sin darnos cuenta, la empleamos mal por influencia del inglés. ¿Les parece poco encanto? Sigue leyendo