Archivo de la categoría: Sin categoría

Lo correcto es el antirracismo

Soneto lingüístico número 61

Antirracismo

De igual modo que un perro no es un pero

y que barres y bares no es lo mismo,

es lógico que escriba antirracismo

si pretendo que suene como espero. Sigue leyendo

Canción de Navidad para correctores y periodistas

NavidadEn mi doble condición de periodista y corrector de textos –cada vez más lo segundo que lo primero–, me he tropezado en los últimos años con infinidad de artículos, noticias y comentarios sobre lo mal que andan ambos oficios, sobre su presente desalentador y sobre su futuro incierto. Pues bien, hoy yo les voy a hacer a correctores y periodistas un regalo de Navidad que es en realidad un consejo: dejen de lamentarse y busquen un camino. Y no crean que este regalo es una ironía con forma de advertencia sobre lo agotadora que resulta la autocompasión de estos dos gremios; lo que estoy haciendo es una petición sincera que nace de mi experiencia y del convencimiento de que Internet –a la que se le achacan muchos de los males de estas profesiones– nunca nos va a abandonar y además tiene trabajo para nosotros. Sigue leyendo

‘Luna de invierno’, relato ganador del concurso «Hoja en blanco»

CartelLuna de invierno, de Elena Chinea, es el microrrelato elegido como ganador del concurso «Hoja en blanco», convocado por Lavadora de textos y el Ayuntamiento de La Laguna dentro de los actos de La Noche en Blanco. El próximo sábado, a partir de las 20.30, se procederá a la lectura de los diez microrrelatos finalistas y del microrrelato ganador por parte del escritor, locutor y actor Juan Luis Calero. En este acto, que tendrá lugar en el Espacio Bronzo (calle Núñez de la Peña, número 19, La Laguna), se entregarán los premios a la ganadora y a los finalistas. Sigue leyendo

María Moliner y yo

Aquellos de ustedes que sean un poco maniáticos, como yo, tal vez se habrán percatado de que últimamente cito a menudo en mis artículos a María Moliner y su celebérrimo Diccionario de uso del español (Gredos). Antes también lo hacía, pero menos, y todo tiene una explicación: hasta hace unos meses yo no tenía a mano ese diccionario, y para consultarlo hacía cosas tan extravagantes como llamar por teléfono a un amigo o entrar en una librería para resolver a escondidas mis dudas. Así de complicada era mi relación con María, y no me gustaban esos encuentros a hurtadillas ni nuestras breves conversaciones telefónicas: lo que yo quería era que viniera a mi casa. Por eso no me quedó más remedio que soltar una pasta gansa para tenerla siempre cerca, sin intermediarios. Sigue leyendo

Para eso está el correo electrónico

Cuando un corrector del montón como un servidor tiene la desfachatez de contactar con José Martínez de Sousa, maestro ortotipógrafo y lexicógrafo, para decirle que va a viajar a Barcelona y que le gustaría conocerlo en persona, cabría esperar que durante ese encuentro ambos hablaran de comas, puntos, cursivas, mayúsculas y todas esas cosas aburridas que tanto nos gustan a quienes nos dedicamos a esto. Yo tenía, en efecto, algunas preguntas que hacerle, pero lo cierto es que durante la hora larga que pasé con él no me quedó más remedio que rendirme a la evidencia de que cuando genialidad, modestia y sentido del humor se dan la mano, el poseedor de tales virtudes prefiere en ocasiones dejar a un lado sus conocimientos y charlar de asuntos tan dispares como aviones, curas y programas de televisión. Sigue leyendo