Archivo de la categoría: Redacción

‘Cualquiera’ no es una palabra cualquiera

Clara, personaje de la revista ‘El Jueves’. Dibujo de Jordi Bernet.

Hay palabras que resultan tremendamente simples y que no tienen ningún misterio: mesa es un sustantivo femenino, significa lo que todos sabemos que significa (aunque en realidad tiene muchas acepciones) y su plural se forma añadiendo una -s. Otras, por el contrario, me parecen fascinantes por la cantidad de secretos que esconden. Una de ellas es cualquiera. ¿Ustedes podrían definirla sin tener que recurrir a un diccionario? Tarea difícil… A esto se suman otras singularidades: se trata de un adjetivo –y pronombre– que ha dado lugar a un sustantivo, su plural es curiosísimo, puede disminuir de tamaño gracias a la magia de la apócope y a veces, sin darnos cuenta, la empleamos mal por influencia del inglés. ¿Les parece poco encanto? Sigue leyendo

‘Impás’ es a ‘impasse’ lo que ‘fútbol’ es a ‘football’

¿Qué es españolizar? Según el diccionario de la Real Academia, ‘dar forma española a un vocablo o expresión de otro idioma’. Llevamos siglos haciéndolo y nuestra lengua sigue vivita y coleando, así que no debemos tenerle miedo a esta sana costumbre, gracias a la cual usamos palabras como fútbol, que no es otra cosa que una adaptación de la voz inglesa football. Otras españolizaciones parece que nos cuestan más, como máster y su plural, másteres, pero todo se andará. Hoy vamos a hablar de un término que a mí me parece muy útil: impás. Los guardianes de la lengua no le tienen mucha simpatía, pero el otro día ocurrió algo que me demostró que cada uno de nosotros –los usuarios del español– puede dar pequeños pasos para la modernización del idioma. Sigue leyendo

No me gustan las armas, me gustan las herramientas

Llevo casi un mes dándole vueltas a una frase con la que resumir en pocas palabras la esencia de este blog. Busco una que pueda servir, por ejemplo, para un anuncio de televisión, aunque no es ese el uso que le voy a dar (no puedo decirles de momento para qué la necesito, pero pronto lo sabrán).1 Después de mil intentos, esto es lo que más me gusta: «La duda, el sentido común y otras herramientas para escribir bien». Sin embargo, si metiera ese enunciado en mi Lavadora y le aplicara el programa más riguroso, no podría usarlo. Y no poder usarlo me atormenta, porque lo cierto es que esas son las palabras que andaba buscando. ¿Qué hago? Sigue leyendo

Muchas verdades y un error y medio

Ya he comentado varias veces aquí la importancia de la corrección de textos como etapa inexcusable en todo proceso de edición que se precie. También he lamentado el hecho de que los departamentos de corrección de periódicos y editoriales estén desapareciendo como pago de los platos rotos de la crisis del sector. Parece como si los responsables de las empresas editoras hubieran olvidado dos cosas: que un producto de mala calidad está condenado al fracaso comercial y que los lectores –consumidores de ese producto– no son tontos. Esos dos olvidos han hecho posible que la errata y la incorrección se hayan instalado a sus anchas en muchos periódicos españoles, y no solo en los modestos: El País también está siendo víctima de esos indeseados huéspedes. No lo digo yo, lo reconoce la mismísima Milagros Pérez Oliva, Defensora del Lector de ese diario. Sigue leyendo

Moda no es lo mismo que elegancia

La lengua, como casi todo en el mundo, está sometida a las modas, y estas ponen en circulación lo mismo ropas y canciones horrendas que expresiones que parecen dar mayor porte al que las emplea, pero que en realidad no hacen otra cosa que dejarlo en evidencia. Desde hace un tiempo leo la construcción participar de donde no le corresponde, y no sé si su uso es simple fruto de la ignorancia o si además se trata de una ignorancia que está de moda. Si es esto último, quienes cometen tal error están cayendo en la misma trampa que aquellos que piensan que los vaqueros llenos de remiendos y rasgones son elegantes. Unos y otros son gentes modernas (son de estos tiempos), pero olvidan que la elegancia casi siempre sigue estando en lo clásico. Sigue leyendo