Archivo de la categoría: Errores frecuentes

En casa del herrero…, cuchara de palo

HerreroHace unos días me llevé una gran sorpresa al ver, en un texto que estaba leyendo, que un periodista, famoso por ser un eficaz divulgador de los buenos usos de nuestra lengua, había cometido un error ortográfico que tiene que ver con los puntos suspensivos y su combinación con otros signos de puntuación. No diré quién era, pues aquí no estamos para juzgar a nadie –menos aún a una autoridad de demostradísima solvencia–, pero sí les puedo asegurar que por un instante se me vino a la cabeza ese refrán que dice ‘En casa del herrero, cuchara de palo’. O, como se lee en el título de este artículo, ‘En casa del herrero…, cuchara de palo’. Como verán, al añadir puntos suspensivos conservo la coma que había escrito en la oración anterior. De esto es de lo que toca hablar hoy. Sigue leyendo

¿Por qué la palabra ‘ti’ nunca lleva tilde?

TiA muchos de ustedes les podrá sorprender que le dediquemos tiempo y espacio en este blog a tratar el asunto que se plantea en el título del artículo que leen, pues para una cantidad considerable de hispanohablantes es una obviedad el hecho de que el pronombre ‘ti’ no lleva tilde. Sin embargo, tampoco es pequeño el número de personas que suelen cometer el error de añadirle a esta palabra una tilde totalmente innecesaria; por lo tanto, no está de más explicar aquí –aunque ya lo han hecho con anterioridad mejores plumas que la mía– por qué esta breve voz nunca lleva acento gráfico y, de paso, por qué tanta gente se lo pone. Sigue leyendo

Un talibán y un talibán son dos talibanes

TalibanesPor si nos quedaba alguna duda sobre la crueldad de los talibanes, esta misma semana varios de ellos nos han dejado clara su condición de desalmados matando a sangre fría a más de cien personas, la mayoría de las cuales eran niños. Esa es la razón por la que las palabras ‘talibán’ y ‘talibanes’ han vuelto a las primeras páginas de los periódicos y, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, algunos periodistas han cometido el error de usar la palabra ‘talibán’ como plural, cuando en realidad lo correcto es escribir ‘talibanes’. Es probable que al hacer esto algunos de estos periodistas quieran demostrar su conocimiento de la lengua pastún (la voz ‘talibán’ es en su origen un plural), pero lo único que logran es confundir a los lectores. Sigue leyendo

Verbos para el alma

AlmaCuando yo era joven, una amiga mía, cantautora ella, escribió una canción en la que hablaba de una muchacha a la cual «la prensa no le convenció». La canción era divina, pero a los pocos días de escucharla por primera vez su autora me la volvió a cantar con un cambio: en lugar de «le convenció», la cantante decía ahora «la convenció». La razón que me dio para esta corrección fue que la protagonista de la canción funcionaba en esa oración como complemento directo del verbo ‘convencer’; por lo tanto, el pronombre que le correspondía era ‘la’. En caso contrario –me dijo–, estaría incurriendo en un leísmo flagrante. Sigue leyendo

Yo escribo absolutamente

LaHace unos días se puso en contacto conmigo una amiga para ver si le podía echar una mano con una discusión lingüística que mantenía con su jefe. Ella sabía que tenía razón, pero no encontraba un argumento convincente, así que me envió unos cuantos mensajes para exponerme la cuestión. Resulta que el jefe, al que llamaremos Juan, le dijo lo siguiente a mi amiga, a la que llamaremos María: «He llamado a Lucía, debe de estar reunida. La escribo». María advirtió a Juan del laísmo en el que había incurrido en esa oración y este le contestó que ahí no había laísmo, puesto que, según él, «no hay otro complemento directo». ¿Tenía razón Juan? Para nada. Ahí sí hay un complemento directo –que no es ‘Lucía’–, pero está escondido. Absolutamente escondido. Sigue leyendo

Un bacilón es un bacilo muy grande

BaciloHace un tiempo se armó un revuelo descomunal en las redes sociales a cuenta de una falta de ortografía en un cartel en el que se leía «PRECAUCION LLUBIAS». Tal alarma la ocasionó, por supuesto, esa letra be, que no pinta nada ahí. Sin embargo, resulta curioso que la multitud pidiera la cabeza del redactor por ese error ortográfico y no, por ejemplo, por haberse olvidado de una tilde en la primera palabra o por haber prescindido de un signo de dos puntos que parece necesario entre ambos vocablos. Sí, nos encanta la burla cuando vemos una hache de más o de menos, cuando una ce le usurpa su sitio a una ese o cuando alguien convierte una uve en be. Lamentablemente, al hacerlo olvidamos que esas son precisamente las faltas de ortografía con las que deberíamos ser más indulgentes. Sigue leyendo

Canarias existe, se lo digo yo (a ustedes)

UstedesEl otro día mantenía yo una conversación en un grupo de Whatsapp y alguien hablaba de que tenía un álbum de fotos y se lo iba a mostrar al resto de los miembros de esa asamblea telefónica. Lo dijo de la siguiente manera: «Si quieren, se los enseño esta tarde». En esa misma conversación me comprometí a abordar en este blog un error de concordancia que hay en esa oración, que no es otro que haber escrito el pronombre ‘los’ en lugar de ‘lo’, que habría sido el correcto puesto que lo que esa persona nos iba a enseñar era un solo álbum, no varios. Sigue leyendo

Los del ‘Marca’ saben barajar

MarcaSe acerca el derbi futbolero entre la Unión Deportiva Las Palmas y el Club Deportivo Tenerife y el periodista Manoj Daswani lleva varias semanas calentando motores en el programa Radio Club deportivo, de la cadena SER. Hace ya casi un mes entrevistó Manoj a un mandamás del equipo grancanario, que dijo, entre otras cosas, que se estaba barajando la posibilidad de que el partido sea transmitido por la Televisión Canaria. Como todos sabemos, barajar es mezclar las cartas de la baraja, aunque también es correcto usar este verbo de forma figurada, y al hacerlo no barajamos naipes, sino posibilidades, hipótesis, alternativas, opciones… Lo que nunca podemos hacer es barajar una sola posibilidad, como hizo este dirigente, de la misma manera que no podemos barajar un solo naipe, puesto que no lo estaríamos mezclando con otros. Sigue leyendo

Quizá ustedes ya sabían esto

QuizáAlgunas recomendaciones estrambóticas acerca del buen uso de nuestra lengua que circulan desde hace tiempo por ahí tienen dos cosas en común con los buenos chistes: nadie sabe quién las inventó y a veces triunfan como la coca-cola. No obstante, hay algo que diferencia claramente a unas de otros: los buenos chistes hacen reír, mientras que las recomendaciones de las que les hablo son, en el peor de los casos, para echarse a llorar. Uno de esos consejos es el que nos dice que empleemos el adverbio ‘quizá’ solo cuando lo que sigue es una palabra que comienza por sonido consonántico y optemos por la variante ‘quizás’ si el sonido que viene después es una vocal. Sigue leyendo

No tilde usted más de la cuenta

TildarDice el dicho que «perro no come carne de perro». Esta vieja frase, que los periodistas emplean a la menor ocasión para recriminarle a algún colega una crítica pública o una acción inmoral contra un compañero de profesión, es –en el ámbito del periodismo– uno de los refranes más alejados de la realidad que he escuchado en mi vida: veintitrés años de oficio me permiten afirmar que las puñaladas en este gremio, al que pertenezco, son el pan nuestro de cada día. Dicho esto, ustedes habrán podido comprobar que una de las fuentes de las que bebe este blog son los errores de escritura que cometen los periodistas, errores que yo aprovecho aquí para tratar de enmendarlos. No obstante, al hacer eso no estoy comiendo carne de perro: yo digo el pecado, pero nunca nombro al pecador. Sigue leyendo