Archivo de la categoría: Corrección

Los trece mandamientos de Lavadora de textos para el corrector de textos en español

No son pocos los decálogos, mandamientos, recomendaciones y sugerencias que se le ofrecen al corrector de textos, tanto en papel como en Internet, para el adecuado desempeño de su oficio. Sin ánimo de deslegitimar lo ya publicado por otros autores, aquí les presentamos los trece mandamientos de Lavadora de textos para el corrector de textos en español. Sigue leyendo

Apuntes sobre pistolas

En español hay casi tantas frases hechas como comentarios sobre ellas, sobre su origen y sobre lo correcto o incorrecto de usarlas. Hay guardianes de nuestro idioma que se muestran inflexibles a la hora de condenar por absurdas ciertas locuciones y, sin dar su brazo a torcer, ven cómo la lengua salta sobre ellos a paso vertiginoso mientras se dicen, melancólicos, aquello de «¡dónde iremos a parar!». Otros, por el contrario, caminan con los tiempos y, con naturalidad y argumentos, consideran totalmente aceptables las mismas frases que otros no toleran. Víctima y protegida de unos y de otros es la expresión a punta de pistola, que los puristas rechazan porque, dicen, una pistola no tiene punta. ¿Y qué? Tampoco le damos un pie a nadie cuando decimos dar pie. Sigue leyendo

¿La de Maduro fue una victoria pírrica?

Si piensan que vamos a hablar de política, ya pueden ir dejando de leer, porque en este blog solo comentamos asuntos relativos a la lengua española, que es mucho más divertido. Dicho esto, leí el pasado lunes un titular de prensa sobre la victoria de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de Venezuela que decía así: «Incertidumbre en el país tras la ‘pírrica’ victoria del candidato chavista». ¿Por qué escribieron pírrica entre comillas simples? ¿Pretendían tal vez aclarar que la estaban usando en sentido figurado? Pues muy mal hecho, porque la de Maduro fue una victoria pírrica en el sentido literal de la palabra. Sigue leyendo

La modestia de un baterista

Alfredo Llanos.

Una profesora pidió hace unos días a sus alumnos de sexto de primaria que escribieran palabras acabadas en -ista. Uno de los niños, apasionado de la música, incluyó en su tarea el término baterista, y la maestra lo tachó sin miramientos. Esta buena señora, que no se tomó la molestia de comprobar si tal dictamen venía a cuento, se limitó a ejercer injustamente su dudosa autoridad. El padre del niño me llamó ayer para que le diera mi opinión sobre este asunto, pero su consulta era innecesaria, pues de entrada me aclaró que antes de llamarme había hecho lo mismo que habría hecho yo: resolver la duda en el sitio adecuado, que no es otro que el diccionario de la Real Academia Española. Sigue leyendo

¿Oyes o escuchas?

¿Es lo mismo oír que escuchar? Si atendemos a las definiciones que da el diccionario, no. Pero las definiciones son una cosa y las voces de la calle son otra. El uso correcto de los verbos oír y escuchar, que muchos –yo incluido– empleamos a veces como sinónimos cuando en realidad no lo son, no es materia nueva para los guardianes de la lengua. En este asunto unos defienden nuestro amado idioma con una intransigencia que es del todo respetable y otros optan por la tolerancia y por detenerse a escuchar esas voces de la calle, que –como el cliente– casi siempre terminan por tener la razón. Sigue leyendo

El Hierro también existe

La isla de El Hierro, como Teruel y como ese sur al que cantaron Benedetti y Serrat, también existe. El Hierro es pequeña, discreta, misteriosa y tranquila. Y una gran desconocida para la inmensa mayoría de los españoles del continente, que no sabrían señalarla si les pusieran delante un mapa de las islas Canarias. Pero como la actualidad manda, en estos días toda España habla de esa posible erupción volcánica que tiene a los herreños agitados, no por los terremotos, sino por una inesperada invasión de periodistas, científicos y militares. Y algunos de los redactores enviados desde Madrid están dando claras muestras de su pertenencia a esa mayoría que hasta hace unas semanas no tenía ni idea de que El Hierro es el sur de Canarias y tiene menos habitantes que Teruel. Sigue leyendo

Muchas verdades y un error y medio

Ya he comentado varias veces aquí la importancia de la corrección de textos como etapa inexcusable en todo proceso de edición que se precie. También he lamentado el hecho de que los departamentos de corrección de periódicos y editoriales estén desapareciendo como pago de los platos rotos de la crisis del sector. Parece como si los responsables de las empresas editoras hubieran olvidado dos cosas: que un producto de mala calidad está condenado al fracaso comercial y que los lectores –consumidores de ese producto– no son tontos. Esos dos olvidos han hecho posible que la errata y la incorrección se hayan instalado a sus anchas en muchos periódicos españoles, y no solo en los modestos: El País también está siendo víctima de esos indeseados huéspedes. No lo digo yo, lo reconoce la mismísima Milagros Pérez Oliva, Defensora del Lector de ese diario. Sigue leyendo

Echar un vistazo y corregir

Hace unos meses hablaba con un conocido que acababa de publicar un libro y le pregunté, por pura curiosidad, quién se lo había corregido. Lo que me dijo no me sorprendió porque no era la primera vez que lo escuchaba; ya lo había oído años atrás después de leer otra obra que dejaba un poco que desear en cuanto a erratas y puntuación. La respuesta en ambos casos fue esta: «Se lo di a un amigo para que le echara un vistazo». Tras ser corregidos por amigos, esos dos libros fueron enviados a imprentas en las que trabajan profesionales y no a un establecimiento de fotocopias. ¿Por qué? Porque sus autores deseaban un trabajo de calidad. Y yo me pregunto esto: si querían un buen producto, ¿por qué no encargaron la corrección –tan importante como la impresión– a un corrector profesional? La respuesta es bien sencilla: porque este oficio es invisible. Sigue leyendo

Barras de bar, vertederos de amor

Me vino casualmente a la memoria el verso de El Último de la Fila que leen arriba porque me han hecho dos consultas lingüísticas, a cuál más curiosa, sobre un par de asuntos que, aunque no tienen nada que ver con la canción Insurrección, están –de manera muy remota– relacionados con ella. Vamos a hablar de una barra, pero no es la de un bar, sino un signo (/). Y vamos a hablar de dolor, pero no del que desparraman los enamorados despechados entre copa y copa, sino de la forma pronominal del verbo doler. Sigue leyendo

Las fechas de Frodo Bolsón

No se me ha ocurrido otra cosa –a mi edad…– que empezar a leer El Señor de los Anillos, de Tolkien. Y me está pareciendo una obra fascinante, mucho más que las maravillosas películas de Peter Jackson, con las que en algunas partes tiene muy poco que ver. La versión cinematográfica altera notablemente varios episodios de las aventuras de los hobbits y también se salta otros detalles menores, como el hecho de que Frodo y Bilbo cumplen años el mismo día: el 22 de septiembre. Sigue leyendo