Nebrija y Sevilla

Soneto lingüístico número 63

Si me equivoco, que alguien me corrija:

en cinco siglos de tu calendario1

no habrás visto lingüista visionario

tan grande como Antonio de Nebrija.

 

Fue el español su madre y fue su hija:

él retrató su frente y su costado

con ojo de científico arriesgado,

aunque Dios le apretara las clavijas.2

 

Nebrija, del latín enamorado,

es sintaxis, gramática y Sevilla:

la ciudad que al Atlántico imponente

 

le dio la seseante maravilla

en las riberas de uno y otro lado

y entregó a nuestra lengua un continente.

Ramón Alemán

1 El mundo hispánico celebra en 2022 el quinto centenario del fallecimiento de Antonio de Nebrija, un lingüista extraordinario y adelantado a su tiempo. El Gobierno español declaró este aniversario «acontecimiento de excepcional interés público». Por su parte, la Junta de Andalucía ha programado una serie de actividades dentro del denominado «Año Nebrija», coordinadas por la lingüista Lola Pons.

2 Antonio de Nebrija fue procesado por la Inquisición por su interés en interpretar y traducir la Biblia a partir de los textos hebreos.