Leyes de la costura ortográfica

Soneto lingüístico número 58

JuampeEl sentido común manda, tajante,

al que cose palabras a destajo

cumplir a rajatabla y sin relajo

la ley con el vocablo resultante.

 

Si ene a pe se arrima por la izquierda,

en letra eme habrase trasmutado;

por lo tanto, a Juan Pedro, un niño amado,

lo llamo Juampe y todo así concuerda.

 

Lo mismo habrás de hacer con nuestra tilde:

si tratas con cariño a Juan Fernando

y Juánfer lo llamaras, ponle acento.

 

Si tú eres escritor recto y humilde,

a las reglas que aquí estoy explicando

nunca más dejarás de estar atento.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*