Volveremos a las librerías

Soneto lingüístico número 55

LibreríaAfuera nos esperan fruterías,

aceras, plazas, tiendas y el mercado

para decirnos «todo esto ha acabado;

instáurense color y algarabías».

 

La vieja buscará en las mercerías

remedio para un cuello abotonado;

y ese niño rehén y atolondrado

al parque irá a quemar sus calorías.

 

Estaba nuestro edén justo aquí al lado

y fuiste a descubrirlo en estos días

que pasas sin placer y encarcelado.

 

De tantas inminentes alegrías,

el buen lector está desesperado

por una simple: entrar en librerías.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*