Leonardo Gómez Torrego

Soneto lingüístico número 56

LGTorregoSiendo niño, en campiña de Segovia,

esta imberbe futura maravilla

prendose de la lengua de Castilla

y es ella su primera y larga novia.

 

Su magisterio es líquida sinovia

que engrasa la gramática osamenta

para enmendar, con reprimenda incruenta,

al deslenguado que al Quijote oprobia.

 

Susurra Leonardo con paciencia

a mi atenta sesera de ignorante

que busca del hablar la quintaesencia.

 

Yo lo declaro cómplice flagrante

de la lingüística concupiscencia

que del amado idioma me hizo amante.1

Ramón Alemán

1 Leonardo Gómez Torrego es uno de los lingüistas contemporáneos más prestigiosos. Académico correspondiente de la Real Academia Española (RAE) desde 2015, es doctor en Filología Románica y autor de varias obras, una de las cuales, la Gramática didáctica del español –a la que el adjetivo didáctica le viene como anillo al dedo–, no puede faltar en la mesa de un corrector de textos. Según él mismo ha confesado, su pasión por la lengua española comenzó siendo niño, en el pequeño pueblo de Mozoncillo, en la comarca de la Campiña Segoviana (España). Como muestra de su buen hacer, digamos que bastantes años antes de que la RAE diera por válido el uso como transitivo del verbo cesar, él ya lo había hecho (sin pedirle permiso a nadie que no fuera el sentido común, por supuesto) en un artículo titulado «Cesar a alguien».

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*