Soneto de la cuarentena

Soneto lingüístico número 51

Solemos los mortales lamentarnosbooks-1841116_1920

de toda circunstancia cotidiana:

si el sol pegó ya fuerte de mañana,

buscamos buena sombra, y a quejarnos.

 

Si llueve, nos molesta el empaparnos;

si es seco el tiempo, cuéntame mi hermana

que su gatito tose con desgana

por el polvo que vino a visitarnos.

 

Te irritas estos días, sin mesura,

porque un virus maldito te condena

y el mundo solo ves desde la altura.

 

¿No tenías pendiente una decena

de libros que esperaban tu lectura?

¡Bendita sea, pues, la cuarentena!

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*