El oxímoron

Soneto lingüístico número 43

OxímoronEl oxímoron1 es la fiel balanza

cuyos platos empatan en altura

al pesar, para echar en la escritura,

dos voces de imposible semejanza.

 

«Dulcísimo amargor», «quieta mudanza»,

«amor odiado», «plácida premura»:

el oxímoron es cabal locura,

cual charla de Quijote y Sancho Panza.

 

De las armas que tiene el literato,

es esta la más bella y la más clara

para inventar complejas emociones.

 

Su cuerda absurdidad es el relato

de la historia del hombre, especie rara

que vive llena de contradicciones.

Ramón Alemán

1 El Diccionario de términos literarios (Espasa), de Ana María Platas Tasende, señala lo siguiente sobre el oxímoron: «Palabras de sentido totalmente opuesto llegan a ser semánticamente compatibles en un texto. Esta figura [retórica], que se caracteriza por la concisa expresividad de dos términos contrarios […] relacionados sintácticamente, está muy próxima a la paradoja y a la antítesis, de las que a veces es difícil deslindarla».

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El oxímoron

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*