Defensa del gerundio

Soneto lingüístico número 35

GerundioSi te pasas el día criticando

al que gerundios usa en sus escritos

porque crees que deben ser proscritos,

te digo que te estás equivocando.

 

Pensándolo mejor, no es censurable

que, ignorando el trasfondo de este asunto,1

te dejes influir en algún punto

por gente que enseñando no es fiable.

 

Cinco gerundios hay en mi soneto:

relee y analízalos con pausa

y verás que ninguno es omisible.

 

Si quieres reprobarlos, no me meto;

pero es absurdo el atacar sin causa

a una forma verbal imprescindible.

Ramón Alemán

1 Y el trasfondo del asunto es que, efectivamente, hay dos tipos de gerundios que son criticados con razón: el especificativo y el de posterioridad (ninguno de ellos aparece en este soneto). Sobre el primero, señala Manuel Seco en su Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española que «no es normal» su uso en nuestro idioma. Por ejemplo, en lugar de decir «en la clase hay tres alumnos llamándose igual» debemos decir «en la clase hay tres alumnos que se llaman igual». En cuanto al segundo, hay que tener claro que, si bien en algunos casos es claramente incorrecto, como en «el presidente visitó el centro de salud, inaugurando las nuevas dependencias con el consejero» (lo correcto sería decir «el presidente visitó el centro de salud e inauguró las nuevas dependencias con el consejero»), en otros su uso es aceptable, y volvemos a Seco, quien, en la obra antes citada, opina que, «contra el parecer de muchos gramáticos», el gerundio de posterioridad «no es incorrecto, siempre que esa posterioridad sea inmediata». A esa inmediatez, María Moliner añade el factor de la interdependencia entre la acción encabezada por el gerundio y la anterior. Un ejemplo de esa inmediatez y de esa interdependencia lo da el filólogo Ángel Rosenblat con esta oración: «Salió de puntillas, cerrando la puerta sin hacer el menor ruido». Aquí, el gerundio de posterioridad no solo es aceptable, sino que le da fuerza a la oración.

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*