Una de cocretas

Soneto lingüístico número 24

CroquetasQuien pregonó un buen día que la RAE

acepta y ha añadido al diccionario

la voz cocreta fue un gran temerario,

y destapar su farsa aquí me trae.

 

Erró su tiro por partida doble

el tipo que inventó tremenda trola,

que se contagia cual rodante bola,

y es justo que reciba este mandoble.

 

Diré, para empezar, que la Academia

ni acepta ni bendice ni tolera:

lo que hace es registrar en su inventario.

 

Y añado, por parar esta epidemia,

que cocreta ni está ni se la espera

en ese archivo que es el diccionario.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*