Un gay, dos gais

Soneto lingüístico número 26

LGTBSe va acercando el Día del Orgullo:

el arcoíris tomará la calle;

la fiesta aplaudo, excepto en un detalle,

y pido ya perdón si me inmiscuyo.

 

Mi crítica obedece a estas razones:

la letra i griega no ha de ser usada

–si no quieres que en rojo sea marcada–

para el fonema i, salvo excepciones.

 

Si en cola de palabra está el sonido

y es átono en diptongo o en triptongo,

podrás usar la i griega sin cuidado.

 

No así si consonante has añadido;

por eso escribo gay, pero le pongo

la i latina a gais, como es mandado.1

Ramón Alemán

1 La ortografía española establece que el fonema /i/ se puede representar con la letra i griega en estos casos: en la conjunción y (María y Pepa); cuando está al final de una palabra y además es sonido átono y forma parte de un diptongo o de un triptongo (rey, buey); cuando a una forma verbal se le añade un pronombre enclítico (haylas); y en ciertas grafías arcaicas de nombres (Goytisolo). Hay algunos casos más, muy raros, que no vienen hoy a cuento.
Por lo tanto, es correcto escribir gay, con i griega, porque el sonido /i/ está al final de una palabra y además es átono y forma parte de un diptongo (en el resto de las combinaciones en las que el sonido /i/ queda al final de la palabra usaremos siempre la i latina: fui, arruí, ferri, sexi, brandi); pero no es correcto escribir gays, sino gais, porque el sonido /i/ ya no está al final de la palabra, sino en posición interna, seguido de una consonante, como ocurre también en hagáis, noráis, etc. A diferencia de estas últimas, gais no lleva tilde porque es monosílaba.
Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*