Quizás, quizá

Soneto lingüístico número 28

Me dieron un pasquín el otro díaFalso

que exhalaba un tufillo no fragante,

ese olor que despide el ignorante

que a la ignorancia suma su osadía.

 

Más o menos así es lo que decía:

«Si el adverbio quizás está delante

de palabra que empieza en consonante,

la ese del final yo quitaría.

 

»Pero la dejaré si después tengo

palabra que vocal lleva en la entrada;

y es ley de los lingüistas, te prevengo».

 

Jamás oí mayor barrabasada:

de acatar tal dislate yo me abstengo

porque no es ley, sino una gran burrada.1

Ramón Alemán

1 Esta supuesta regla, que no es tal, circula desde hace bastante tiempo en diferentes ámbitos lingüísticos, e incluso algunos correctores de textos la han adoptado «por su cuenta y riesgo», como señala el ortógrafo José Martínez de Sousa en su Diccionario de usos y dudas del español actual. Lo cierto es que no existe regla alguna al respecto: con independencia de que la palabra que viene después comience por vocal o por consonante, se pueden usar indistintamente quizás y quizá, que significan lo mismo, aunque Manuel Seco señala en su Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española que la forma más usada parece ser quizá.
Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*