La vecina rubia

Soneto lingüístico número 20

En Twitter, la comunidad más turbiaVecina

en lo que atañe a buena ortografía,

hay una puerta –al lado está la mía–

en la que vive una vecina rubia.

 

Sus tildes y sus comas, sus dos puntos,

su dulce y visceral minusculismo,

su gramático espejo de mí mismo

me obligan a pedirle vivir juntos.

 

Pintemos con diptongos el rellano,

usemos punto y coma noche y día,

tildemos en invierno y en verano.

 

Tiremos la pared, vecina mía,

vivamos en comuna, mano a mano,

a salvo de tuitera disgrafía.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La vecina rubia

  1. Tradupla dice:

    jajja, es buenísimo, me ha encantado, enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*