Deberes para periodistas

Soneto lingüístico número 17

Un joven periodista, nada humilde,Periodista

se atreve a confesarme su ignorancia

al afirmar con brío y arrogancia

que la palabra joven lleva tilde.

 

Su teoría es esta, escuche atento:

«Si pongo tilde a jóvenes, se hilvana

que haré lo mismo en joven, que es su hermana».

Qué torpe y basto su razonamiento…

 

Si este pimpollo optara a cirujano

no lo sería nunca, aunque él insista,

si no conoce a fondo el cuerpo humano.

 

¿Y se proclama, en cambio, periodista,

si el necio no logró ser de antemano

de nuestro idioma un buen anatomista?

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*