Los del ‘Marca’ saben barajar

MarcaSe acerca el derbi futbolero entre la Unión Deportiva Las Palmas y el Club Deportivo Tenerife y el periodista Manoj Daswani lleva varias semanas calentando motores en el programa Radio Club deportivo, de la cadena SER. Hace ya casi un mes entrevistó Manoj a un mandamás del equipo grancanario, que dijo, entre otras cosas, que se estaba barajando la posibilidad de que el partido sea transmitido por la Televisión Canaria. Como todos sabemos, barajar es mezclar las cartas de la baraja, aunque también es correcto usar este verbo de forma figurada, y al hacerlo no barajamos naipes, sino posibilidades, hipótesis, alternativas, opciones… Lo que nunca podemos hacer es barajar una sola posibilidad, como hizo este dirigente, de la misma manera que no podemos barajar un solo naipe, puesto que no lo estaríamos mezclando con otros.

Hay que decir que el representante de la Unión Deportiva Las Palmas cometió un error que es muy común. Yo mismo, que tenía la intención de escribir esto que leen desde el instante en que escuché a ese señor en la radio, he usado el verbo ‘barajar’ incorrectamente al menos en dos conversaciones recientes, y me he reprendido sin la menor piedad y en voz alta, por supuesto. Sí, se trata de un error muy común, y por eso aparece en los tres diccionarios de dudas que consulto a diario: el Diccionario panhispánico de dudas, de la Real Academia Española; el Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española (Espasa), de Manuel Seco; y el Diccionario de usos y dudas del español actual (Ediciones Trea), de José Martínez de Sousa.

Los tres coinciden en lo que he dicho más arriba, o sea, en que no se puede barajar una sola posibilidad. Seco explica en su diccionario que, con este uso figurado, las alternativas, los datos o lo que quiera que se baraje «son sentidos como naipes que se mezclan unos con otros antes de entrar en el juego y empezar a ser seleccionados por el jugador». Por ejemplo, yo puedo decir que barajo cuatro destinos para un viaje de placer, que podrían ser Portugal, Francia, Alemania y México. Eso quiere decir que los tengo bailando entre mis manos –o más bien girando en mi cerebro goloso– y que tarde o temprano tendré que ponerlos sobre la mesa y escoger uno de ellos (me quedaría con Portugal, por cierto).

El Panhispánico es más breve y dice simplemente que este verbo «no debe usarse con el sentido de ‘considerar’, en referencia a una sola cosa», y el manual de Sousa señala que «el verbo ‘barajar’ exige que, aun en sentido figurado, el sustantivo a que afecta esté en plural». Por último, el Diccionario de uso del español (Gredos), de María Moliner, indica que al emplearlo estamos hablando de «considerar las distintas posibilidades que afectan a un asunto antes de tomar una decisión o llegar a una conclusión».

Como era de esperar, también se aborda este error en algunos libros de estilo, esas joyas escritas para periodistas y a las que ningún periodista hace caso. Me sorprende que no aparezca este verbo en el Libro de estilo de El País (Ediciones El País) –al menos no en la edición de 1999, que es la que yo tengo– y me alegro de que sí esté en el de El Mundo (Ediciones Temas de Hoy). Pero lo que realmente me ha encantado es que figure en el Libro de estilo del periódico deportivo Marca (La Esfera de los Libros). ¿Por qué? Porque el lenguaje de los redactores y locutores que se dedican a hablar de fútbol, baloncesto y otras actividades que nos hacen vibrar los fines de semana es tan libre, tan bohemio, tan anárquico en ocasiones, que hasta me resulta llamativo que exista un manual de estilo para este ámbito de la prensa, aunque –hay que decirlo– entre los periodistas deportivos hay muchísimos profesionales extraordinarios, entre ellos el propio Manoj Daswani.

El Libro de estilo del Marca es cosa de Rafael González-Palencia y José Carlos Mendaña, dos señores que, si se han tomado la molestia de elaborar esta obra, deben de ser unos auténticos friquis (frikis, según la Academia) de la lengua. ¿Y cómo se sabe si uno es un maniático, un friqui, de la lengua? Muy sencillo: si usted entra, por ejemplo, en una librería de Barcelona y, de entre todo lo que allí ve, no se le ocurre otra cosa que llevarse bajo el brazo el Libro de estilo del Marca (como hizo hace unos meses uno que yo me sé…), usted es un friqui de categoría. Y a mucha honra, oiga.

Me gusta este libro porque, a pesar de lo caprichoso, específico y tremendamente inconstante que es el lenguaje de la prensa deportiva, el manual no trata solo cuestiones concretas de este sector de la información, sino que dicta normas y resuelve dudas de carácter más general. Por eso podemos encontrar, junto a palabras como ‘piscinazo’, ‘liftar’, ‘derbi’, ‘trivote’ o ‘pichichi’ –esta última, por cierto, figurará en la nueva edición del diccionario de la RAE, que se publicará dentro de unos meses–, otras que no tienen nada que ver con el deporte, como el verbo ‘barajar’, sobre cuyo uso esta obra nos advierte en términos muy parecidos a los empleados en todos los diccionarios citados en este artículo.

Dicho todo lo anterior, podemos afirmar que, ante el derbi Las Palmas-Tenerife que se avecina, los apostantes de quinielas pueden barajar tres opciones: victoria de Las Palmas, empate y victoria del Tenerife. Por lo que a mí respecta, cuando las cartas estén sobre la mesa me quedaré sin dudarlo con la tercera. Con un 0-1 me conformo.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Errores frecuentes y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los del ‘Marca’ saben barajar

  1. Verónica dice:

    Una duda: ¿se puede usar en lugar de barajar en el caso que se cita el verbo “tantear” o también es para al menos dos posibilidades?

  2. More dice:

    Muchas gracias Ramon, muy claro el artículo, justo después de leerlo vi que se barajaba Tenerife para grabar una película de Tom Cruise…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*