El viaje de Olmeda

OlmedaFernando Olmeda es de esos hombres de los que, nada más ver su cara, dices aquello de «lo he visto en la tele», aunque no sepas cómo se llama. Efectivamente, Olmeda –periodista de largo recorrido– ha pasado por la radio, por la tele y por el papel, y ese viaje incesante que inició al saber que su pasión era la comunicación lo trajo hace unos días hasta Tenerife, donde tuve el honor de conocerlo. En realidad ya conocía su palabra desde hace tiempo, pues usé un artículo suyo como fuente para este blog hace dos años, pero por cosas del azar se me presentó días atrás la ocasión de sentarme un rato a charlar con él y no la desaproveché, porque me fascinan todas las personas enamoradas de la lengua española, y él es una de ellas.

Fernando Olmeda estuvo en Tenerife porque anda metido en la dirección del documental El viaje de Carla, sobre la vida de Carla Antonelli, la actriz y política canaria que con apenas dieciocho años decidió abandonar la ciudad en la que nació para vivir su transexualidad sin jueces ni censores. No sé muy bien por qué razón, resulta que a Fernando le gustó para una de las escenas de su película una canción que yo compuse e interpreté cuando era joven (quien no fue poeta en su juventud nunca fue joven…), titulada Romper con (casi) todo y grabada hace una eternidad para un disco de mi gran amiga Alicia Ramos, que también colabora en el documental con su música. Fernando aprovechó que estaba en Canarias para pedirme prestada formalmente esa canción y yo no dejé pasar la ocasión de hablar con él sobre una pasión compartida: el amor por la lengua.

No sé si ustedes recordarán un programa de televisión titulado Saca la lengua, que se emitió en España en 2011 y 2012. Fernando Olmeda era su director y uno de los guionistas, y aquel espacio era uno de tantos rincones desde los que se ha intentado dar a conocer un poco mejor el idioma español y sus misterios. Fernando y sus guionistas, entre los que se encontraba mi amigo Carlos Fuentes, lo hacían con rigor y con entusiasmo, y esa es una de las razones por las que me apetecía tanto conocerlo (a Fernando; a Carlos lo conozco muy bien).

Para colmo, uno de los invitados habituales del programa era don Alberto Gómez Font (ese ‘don’ lo añado yo porque me da la gana), en aquel entonces coordinador general de la Fundación del Español Urgente (Fundéu). «La participación de Font fue muy importante porque resolvía dudas que nos enviaban los espectadores con un arte y con un estilo que hacían mucho más atractivo el programa», recordaba Olmeda durante la charla que mantuvimos hace unos días en Santa Cruz de Tenerife.

Fernando me dijo más cosas durante el tiempo que dura un lento café. Cosas como que «en la vida hay muchos amores, pero algunos permanecen para siempre, y uno de ellos es el amor por nuestro idioma, que es la herramienta fundamental de comunicación para los humanos, aparte de lo corporal». También me dijo que aquel programa se hizo partiendo de la humildad y el sentido común, «que es como tienen que abordarse este tipo de cuestiones». «Nosotros –añadió– queríamos hacer reflexiones en voz alta sobre cómo es el uso de la lengua y sobre cómo podemos mejorarlo». Y lo hicieron muy bien, añado yo.

Esa humildad y ese sentido común –que también usamos a diario en Lavadora de textos– no son herramientas exclusivas del oficio de cuidar la lengua. De hecho, resultan imprescindibles a la hora de meterse a inventar cosas serias (aplico aquí el adjetivo ‘serio’ a aquello que es ‘real, verdadero y sincero, sin engaño o burla, doblez o disimulo’, según una de las definiciones del diccionario de la Real Academia Española), como el documental El viaje de Carla, que Fernando Olmeda y su equipo modelan en estos meses con paciencia y esmero. Si todo sale bien, esta historia de viajes íntimos y definitivos se estrenará en otoño y yo no me la pienso perder.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*