Habilidades lingüísticas de un informático

Yo pensaba hasta el otro día que los informáticos eran personas que solo se interesaban por lo suyo; en otras palabras, que eran unos friquis (frikis, según el diccionario de la Real Academia Española) que vivían absortos en su mundo de circuitos y programas y que no sabían ni freír un huevo. Pero ahora puedo asegurar que hay, al menos, una excepción. Se trata de un joven con el que mantengo correspondencia electrónica y que me ha dejado fascinado con su elegancia a la hora de escribir y con sus dudas lingüísticas. El otro día me planteó una muy curiosa, que es precisamente de la que vamos a hablar hoy: ¿por qué el diccionario de la RAE no recoge el verbo ‘deshabilitar’?

El joven en cuestión se llama David Durey y nuestro contacto por correo electrónico tiene que ver con un invento para Lavadora de textos que estamos preparando y del que tendrán noticias dentro de unos meses. Pero vayamos a su duda: me dice David que “habilitar y deshabilitar son acciones muy comunes en informática” y que ambos verbos se emplean constantemente en su oficio, y no solo a la hora de hablar de ordenadores, sino cuando la cosa va de teléfonos móviles y hasta de electrodomésticos inteligentes (por cierto, el diccionario en línea de la RAE ya recoge el uso que yo acabo de hacer de la palabra ‘inteligente’).

Para los informáticos, ‘deshabilitar’ significa exactamente lo contrario que ‘habilitar’. Y ‘habilitar’ quiere decir, según la Academia, ‘hacer a alguien o algo hábil, apto o capaz para una cosa determinada’. David me puso este ejemplo en uno de sus correos: “Recuerda el molesto asistente de Microsoft Office XP (la caricatura de Albert Einstein), que estaba habilitado por defecto. Un usuario agotado por el acoso siempre podía deshabilitarlo”.

¿Hacen bien estos friquis (David no lo es, que conste) al emplear el prefijo ‘des-’ para formar un verbo con el que referirnos a la acción de quitarnos de encima al Einstein de Microsoft Office XP? Veamos lo que dice la Nueva gramática de la lengua española (Espasa), de la RAE. Según este manual, hay cuatro interpretaciones para el citado prefijo en los derivados verbales, de las cuales dos encajan perfectamente con el uso que proponen Durey y sus cientos de miles de colegas: cese, cancelación o anulación, por una parte, y acción contraria, por otra. Parece, por tanto, que está bien formado, ¿verdad?

Los puristas podrán decir que no hay por qué inventar un verbo cuando ya tenemos ‘inhabilitar’, cuya segunda acepción es ‘imposibilitar para algo’, pero lo cierto es que ‘deshabilitar’ parece más apropiado, ya que la primera definición de ‘inhabilitar’ –y la más empleada– es ‘declarar a alguien inhábil o incapaz de obtener o ejercer cargos públicos, o de ejercitar derechos civiles o políticos’. O sea, lo que se merecen un buen puñado de ministros y diputados españoles, aunque esa es otra historia…

¿Qué hacemos, pues? Tenía la posibilidad de tocar directamente a la puerta de la Docta Casa (pomposo nombre que algunos usan para referirse a la Academia), así que el otro día entré en su formulario de consultas lingüísticas y le pregunté a no sé quién –es lo malo que tiene Internet– por qué el diccionario no recoge este verbo. En su respuesta me recordaron lo que yo acabo de decir en el párrafo anterior sobre la segunda acepción de ‘inhabilitar’, pero a renglón seguido añadieron esto: “No obstante, en el ámbito informático se prefiere el uso de ‘deshabilitar’, en el sentido de incapacitar algo para su función. Su formación es correcta y está ampliamente documentado en el uso”.

Lo que no me dijeron es si tienen la intención de incorporarlo a la vigésima tercera edición del diccionario, que se publicará en 2014. ¿Lo harán? Según la Fundación del Español Urgente (Fundéu), no se registran en ese manual “multitud de voces derivadas”, como las formadas con los prefijos o sufijos llamados “productivos”, o sea, los que se emplean mucho…

Pero el propio diccionario en línea advierte a los usuarios lo siguiente acerca de sus contenidos: “Todas las voces derivadas de otras o formadas mediante composición […] pueden entrar a formar parte del Diccionario. Así sucede con los adverbios terminados en ‘-mente’, las voces que contienen los prefijos ‘anti-’, ‘des-’, etc”. De hecho, la RAE sí recoge palabras como ‘desorden’, ‘deshabitar’, ‘descomposición’, ‘desvirtuar’, ‘desmotivar’, ‘deshelar’, ‘desjuntar’ y muchísimas otras. ¿Le concederán ese honor a ‘deshabilitar’? Ya veremos.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Palabras inventadas, Real Academia Española y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Habilidades lingüísticas de un informático

  1. Pingback: Habilidades lingüísticas de un info...

  2. Matixto dice:

    Este artículo es excelente por la forma en la que está escrita, no obstante, se trata a los frikis y a los informáticos de forma despectiva, eso es lo único que se podría criticar duramente, ya que, sin este tipo de gente, USTED NO TENDRÍA LA OPORTUNIDAD DE ESCRIBIR Y EXPRESARSE AQUÍ.

    • Hola, Matixto.

      Evidentemente, los comentarios sobre los informáticos son simples bromas y no tienen la intención de ser ofensivos. De hecho, en este blog he escrito comentarios mucho peores sobre el gremio al que yo mismo pertenezco, el de los correctores, y todos mis colegas se los han tomado a risa.

  3. Maraibel dice:

    Es lo que tiene la RAE, a veces acepta palabras que apenas se utilizan, y otras se niega ante la evidencia. Creo que según contexto se pueden utilizar ciertas palabras; yo, como traductora, lo hago, para eso están los diccionarios de uso. Y, enhorabuena por el artículo, muy bien expresado y con mucho tacto por cierto. :-)

  4. Ricardo dice:

    La formación del verbo es correcta, pero probablemente su uso en detrimento de “inhabilitar” sea influencia anglicista: las palabras inglesas que traducimos como “habilitar/deshabilitar” son “enable/disable”.

    En cuanto a los gustos de los informáticos… bueno, somos personas normales, como cualquier otra. Los habemos más y menos “friquis”. Los más “friquis” sí que solemos ser puntillosos con asuntos del idioma y similares. También solemos (creo) leer más, por aquello de la introversión. Puede que tenga algo que ver 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*