Todo un caballero

No les voy a negar que la tarea de corregir textos puede parecer tediosa ni que el mundo en el que viven correctores, filólogos, gramáticos y académicos de la lengua se veía hasta hace unas décadas como algo aburrido y soporífero. No sé si antes era realmente así, pero les puedo asegurar que ese corrector de pruebas al que algunos escritores del siglo XX describieron como un hombre huraño y melancólico que pasaba sus horas en una oficina gris no tiene nada que ver con los profesionales actuales. Por lo que a mí respecta, trabajo en una habitación luminosa, en mi propia casa, y trato de reírme siempre que me sea posible, tanto en horario laboral como el resto de la jornada.

Pero si este ejemplo no les sirve, hablemos de un señor muchísimo más conocido que yo. Él también vive en ese mundo de los maniáticos de la lengua y, sin embargo, de aburrido no tiene ni un pelo. Se llama Alberto Gómez Font y es filólogo y coordinador general de la Fundación del Español Urgente (Fundéu), pero además es un conversador divertido y un apasionado de la coctelería, entre otras muchas cosas. ¿El cuidado de la lengua española es compatible con la diversión y la pasión por la coctelería? Pues sí. Un día da para mucho.

Y ya que estamos con la Fundéu, hoy les voy a hablar de su página web, una de las mejores herramientas que hay actualmente en Internet para resolver todo tipo de dudas lingüísticas. Para empezar, un poco de historia: en los años ochenta los responsables de periódicos y agencias de noticias todavía pensaban que escribir correctamente era imprescindible para ofrecer un producto de calidad (cómo ha cambiado el cuento). Por eso a la agencia Efe se le ocurrió crear el Departamento de Español Urgente (DEU), un pequeño ejército de académicos y filólogos que miraba con lupa el trabajo de los redactores de la casa.

El DEU tuvo tanto éxito que en 2005 se convirtió en fundación. Desde entonces, la Fundéu no ha dejado de trabajar para extender el buen uso del español, especialmente entre los profesionales de la comunicación, pues, como acertadamente afirma su coordinador general, en la actualidad son la radio, la televisión y los periódicos los que fijan la norma culta del español.

¿Cómo puede ayudarnos la Fundéu? Lo primero que tenemos que hacer es entrar en su página web (http://www.fundeu.es/). Ahí encontraremos tres secciones que son de gran utilidad: Vademécum, Consultas y Recomendaciones. Sus contenidos están ordenados como los de un diccionario, y ustedes pueden ir directamente a la letra que quieran. Por ejemplo, si tienen dudas sobre la palabra ‘mánager’, entran en el Vademécum, van a la letra ‘m’ y hacen clic en la entrada correspondiente. Ahí sabrán si yo la he escrito bien y se enterarán de cuál es su plural.

El mismo procedimiento se sigue para las secciones Consultas y Recomendaciones. La primera es una recopilación de las preguntas (con sus respuestas) que los usuarios han hecho a la Fundéu mediante un formulario que verán en la página de inicio, y la segunda recoge todos los consejos que la Fundación ha dado, a través de su Recomendación urgente del día, para corregir esos errores que la actualidad informativa pone repentinamente de moda entre los periodistas. Con una de sus más recientes recomendaciones, la Fundéu sacó de dudas a aquellos redactores que no sabían si hablar de ‘trémor’ o ‘tremor’ para referirse a cada uno de los temblores que acompañan al fenómeno eruptivo en la isla de El Hierro. ¿Quieren saber cuál de las dos formas es la correcta? Pues entren en la página y vayan practicando.

Le tengo que agradecer a la Fundéu que me haya sacado de dudas en más de una ocasión. Y también le debo un agradecimiento muy especial a su coordinador general, Alberto Gómez Font, porque hace unos meses tuve la osadía de preguntarle si quería colaborar en una aventura en la que ando metido –y de la que tendrán noticias dentro de muy poco– y me contestó que sí. Su rápida respuesta y la forma en que finalmente colaboró conmigo fueron posibles porque Gómez Font es de esas personas que se portan con ‘nobleza y generosidad’, términos que la Real Academia Española usa para definir la palabra ‘caballero’. Y don Alberto, no les quepa duda, es todo un caballero.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Redacción y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Todo un caballero

  1. Manuela dice:

    Caballeros de verdad ya van quedando pocos, así que eres un suertudo.
    Estoy intrigada con lo que cuentas de tu nueva aventura…

    Saludos.

  2. Al no ser una profesional del medio, no conocía Fundeu, pero me ha encantado descubrirla y estoy segura de que, en adelante, me será de gran utilidad.

    Gracias.

    Un saludo

  3. Victoria dice:

    Hola. Acabo de conocer tu blog, a través del de Manuela, y me ha gustado. Seguiremos viéndonos por aquí. También he encontrado de mucha utilidad el enlace a la página de Fundeu. Estoy segura de que la utilizaré en alguna ocasión. Gracias.

  4. Berta dice:

    A veces he definido a la Fundeu como un angelito venido del cielo para ayudar a los correctores… La página es genial, el servicio que ofrecen es maravilloso (responden las dudas casi inmediatamente) y yo también la recomienda siempre que puedo. Gracias por tu entrada Ramón, de gran valor como todas. Saludos.

  5. Nana García dice:

    ¡Qué suerte Ramón! Me alegro mucho de que gente como Gómez Font colabore con personas con iniciativa como tú. Eso dice mucho de él. Lo conocí a través de una incursión televisiva que hizo y me gustó mucho su intervención. Con respecto a lo que comentas al principio de la reflexión sobre el “aburrido” trabajo de los correctores, tengo que confesarte que me hiciste recordar aquellos maravillosos años en los que cursé Filología, una carrera en la que las prácticas no eran tan emocionantes como en otros estudios, consistían simplemente en seguir leyendo y analizando textos (creo recordar que el oftalmólogo me dijo que había perdido la vista entre tanta palabra), pero que a algunos rara avis -entre los que me cuento- nos divertía y entretenía mucho. Y aun lo sigue haciendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*