Filosofía y mayúsculas

A una lectora de este blog le surgió ayer una duda por algo que vio en un artículo publicado aquí hace unos meses: quería saber cuál es la forma correcta de escribir los nombres de grupos musicales. En ese artículo yo cité de pasada al dúo El Último de la Fila y escribí el nombre como ustedes lo acaban de ver: sin cursiva, sin comillas y con algunas mayúsculas iniciales, y las dudas de la lectora giraban precisamente en torno a esas tres cuestiones ortotipográficas. Por no demorar mi respuesta, le contesté que simplemente me había guiado por un criterio personal y discutible que consiste en aplicar en este caso las mismas reglas que se siguen con los nombres propios. Pero la verdad es que ni a mí mismo me convenció del todo ese argumento. Ahora, sin prisas, les doy a ustedes y a ella una segunda respuesta.

Para empezar, les diré que escribo los nombres de grupos musicales en redonda, sin comillas y con mayúsculas iniciales desde hace una eternidad, siguiendo siempre ese criterio de estilo del que les hablé antes. En cualquier caso, no soy el único que lo hace así: también se escriben de esa manera en los dos grandes periódicos que se editan en España –El País y El Mundo– y en infinidad de publicaciones. Por ejemplo, y por citar solo una, en el fantástico libro La canción del verano (Debolsillo), del periodista Guillem Martínez.

¿Es correcto considerar que el nombre de un grupo musical es un nombre propio? Vaya usted a saber. Para empezar, habría que tener claro qué es un nombre propio, cosa nada fácil si tenemos en cuenta lo que dice la Real Academia en su Ortografía de la lengua española de 2010 (Espasa): “La categoría de nombre propio […] engloba elementos muy heterogéneos que han sido evaluados con criterios gramaticales, semánticos e incluso filosóficos, por lo que es, aún hoy, objeto de discusión y revisión por parte de los lingüistas”. En cualquier caso, la RAE prefiere referirse a los nombres de grupos musicales como “expresiones denominativas” y no como “nombres propios genuinos”.

José Martínez de Sousa también habla, en su Diccionario de uso de las mayúsculas y minúsculas (Ediciones Trea), de lo difícil que a veces resulta “dirimir si determinada palabra o expresión puede considerarse un nombre propio, y por ende debe escribirse con mayúscula inicial”. Tampoco está de más recordar lo que decía María Moliner en su célebre Diccionario de uso del español (Gredos): “La cuestión del uso de letra mayúscula en la inicial de ciertas palabras es la más caótica de la ortografía”.

Pero como a la hora de escribir no hay que tontear con el caos ni filosofar, no queda más remedio que buscar una solución para la duda de la lectora, y la solución está en la Ortografía. Dice ese manual que “se escriben con mayúscula inicial todas las palabras significativas que componen la denominación completa de […] grupos musicales”. También explica que los artículos, las conjunciones coordinantes y las preposiciones no suelen entrar en esa categoría de “palabras significativas”. La Ortografía no dice nada sobre la primera palabra –sea “significativa” o no– del nombre de un grupo, pero el sentido común nos lleva a pensar que debe escribirse con mayúscula inicial. Tampoco dice nada de la cursiva ni de las comillas, que no aparecen por ninguna parte.

Con esas reglas, veamos cómo hay que escribir el nombre del grupo musical que motivó la consulta. Ya ha quedado claro que hay que usar mayúsculas iniciales en la primera palabra (‘El’) y en las “significativas” (‘Último’ y ‘Fila’), pero no en la preposición ‘de’ ni en el artículo ‘la’. El resultado, por tanto, es lo que yo escribí en su día: El Último de la Fila. Por la misma razón tendremos que escribir No Me Pises Que Llevo Chanclas, con mayúsculas iniciales en todos los vocablos, pues en ese nombre, que en realidad es una oración, todas las palabras son “significativas”. No lo digo yo: es la mismísima Ortografía la que, en su página 483, pone como ejemplo a este cachondo grupo andaluz.

Le doy las gracias a la lectora por haber dudado, pues su duda me obligó a dudar. Y la consecuencia de ambas dudas es que hoy sé algo más que ayer.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Mayúsculas y minúsculas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Filosofía y mayúsculas

  1. Magnífica respuesta: amplia, documentada, simpática y muy clarificadora.

    Te agradece el artículo la que será a partir de ahora una fiel lectora, y quien también comparte esa filosofía de dudar y desaprender para volver a aprender :-)

  2. Sergio dice:

    Yo, que sólo sé que no sé nada, sigo abierto a desaprender para aprender y volver a empezar, siempre. Gracias, Ramón.

  3. M Luisa Pérez Martín dice:

    Perfectamente bien explicado y argumentado. Cada día se aprende algo. Gracias a ambos

  4. ¡Me parece una explicación excelente y muy clarificadora! Para que luego digan que en las redes sociales no se aprende.

  5. MIguel Ángel Perdomo dice:

    Hola,
    me parece muy interesante el problema de las mayúsculas, pero quería comentarle que, si no le importa, deje de usar las expresiones filosofía o filosofar como sinónimos de divagar, porque empobrece la concepción filosófica, que precisamente la distingue por su precisión.
    Si le parece, y no le importa. Saludos y gracias por sus artículos. Miguel.

    • Hola, Miguel.
      Gracias por su comentario y por leer este blog.
      Las menciones a la filosofía que aparecen en este artículo tienen que ver con lo que dice la nueva ‘Ortografía’ en relación con las mayúsculas. Como usted habrá leído, reproduzco en mi artículo una frase de ese manual en la que se dice lo siguiente: “La categoría de nombre propio […] engloba elementos muy heterogéneos que han sido evaluados con criterios gramaticales, semánticos e incluso filosóficos, por lo que es, aún hoy, objeto de discusión y revisión por parte de los lingüistas”.
      Saludos.

  6. Carlos Fernández dice:

    Excelente artículo, don Ramón:
    En el pasado consulté hasta la saciedad al respecto, y debo decirle que gané amigos y perdí algunos fieles cuando hablé de las mayúsculas. Tiene usted toda la razón y gracias a su estudio he fortalecido aún más mi conocimiento. No obstante, el tiempo –poco tiempo a los 28– me ha enseñado que ciertas posturas en la producción editorial son un tanto más de gusto, uso y abuso. Gracias a la comprensión de la regla sabremos cuándo y cómo transgredirla sin herir a nuestros apreciados clientes.
    Muy buen artículo.
    Saludos desde Colombia.

  7. Nayara dice:

    No así los títulos de las canciones, que muchísima gente se empeña en escribir con mayúscula toda inicial, o con mayúscula en las palabras “significativas”, o “a la alemana”, como digo yo, con sólo los sustantivos con mayúscula inicial, como dicta la ortografía teutona.
    Los títulos de canciones, como los de poemas, libros, composiciones musicales “mayores”, películas o las ofertas de Mercadona son una categoría “inferior”, que sólo han de escribirse con mayúscula inicial al principio de frase y si incluyen algún nombre propio.

    Saludos.

    • Estimado:
      Como siempre, tu entrada reúne dos características muy difíciles de presentar en simultáneo: la amenidad para explicar y la precisión para argumentar. Te cuento que trato de obtener productos similares en mi blog, pero confieso que aún estoy muy lejos de lograrlo con asiduidad.
      En este caso, me quedó una duda al leer la cita de la Ortografía que mencionaste. Allí la Real Academia no menciona comillas ni cambios en la tipografía, pero los realiza, de hecho, al escribir los nombres de los grupos. ¿Se debe tomar este uso como referencia o solo nos atenemos a la letra del texto?
      Te envío mis saludos y muchas gracias por ayudarnos a “lavar” nuestras expresiones escritas.
      Martín Acuña

      • Hola, Martín.

        En realidad, creo que la Ortografía emplea la cursiva, y lo hace por tratarse de metalenguaje. Dicho en cristiano, la RAE usa la cursiva cuando escribe una palabra para hablar de esa misma palabra. En esos casos yo empleo las comillas simples. Cada cual tiene sus manías…

  8. alejandra dice:

    Como dijo Descartes que la duda es el principio de todo conocimiento y aquí me tienen, ya que soy correctora en un periódico y me preguntaron que si el nombre de un grupo musical va entre comillas, y yo contesté con mucha seguridad que no, porque hasta para equivocarse hay que hacerlo con seguridad, pero quise tener la certeza o el equívoco de mi respuesta. Agradezco la aclaración y ya no hay duda en cuanto a la siguiente ocasión que me pregunten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*