El recopetín de la confusión: ‘inflingir’

Algunas parejas de palabras son tan parecidas entre sí que a veces las confundimos y usamos una donde tendríamos que haber empleado la otra. Es el caso de los verbos ‘infringir’ e ‘infligir’ –en todas sus formas–, que ante nuestros ojos son casi gemelos, pero tienen significados diferentes. El despiste a cuenta de ese parecido incluso lleva a algún incauto a inventar verbos imposibles: ayer vi en el cine la segunda parte de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, y me dolieron los oídos cuando escuché al mago Dumbledore (en realidad escuché al actor que dobla a Michael Gambon) pronunciar la palabra ‘inflingir’. Ahí la confusión fue extrema. Como dirían los cómicos de Muchachada Nui: eso fue el recopetín.

Si hay algo que me fascina de los actores del programa de televisión Muchachada Nui (hijo –creo que ya finiquitado– de La hora chanante) es su capacidad para inventar palabras. Ellos aclaran que ‘recopetín’, ‘muchachada’, ‘regomeyo’, ‘churretoso’ y otros términos que emplean con humor magistral no son de su invención, sino que los vienen escuchando desde niños en La Mancha, donde nacieron los dos jefes de esta pandilla de chiflados: Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla. Efectivamente, las palabras ‘muchachada’, ‘regomeyo’ y ‘churretoso’ aparecen en el diccionario de la Real Academia Española, pero no se molesten en buscar ‘chanante’ porque no está. Tampoco encontrarán ‘recopetín’.

¿Qué será eso de ‘recopetín’? La RAE recoge la locución adverbial ‘el copón’ y la considera equiparable a la expresión ‘el colmo’. El diccionario define la locución verbal ‘ser (algo) el colmo’ de esta manera: ‘Haber llegado a tal punto que razonablemente no se puede superar’. Pues bien, si la intuición y el sentido del humor no me fallan, yo creo que cuando Joaquín Reyes dice que algo es ‘el recopetín’ me está dando a entender que es ‘el colmo’.

Y precisamente eso fue lo que le ocurrió al actor que puso voz en español a Dumbledore: su confusión (o la del traductor de los diálogos) llegó al colmo cuando se inventó –en este caso sin pretender ser gracioso– el verbo ‘inflingir’. Y lo peor de la historia es que ni siquiera fue original, pues el maestro Manuel Seco ya detectó hace años este error y lo incluyó en su Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española (Espasa).

Quienes leen asiduamente este blog se habrán dado cuenta de que recurro con bastante frecuencia al diccionario de Seco. Es cierto, pero es que si una herramienta resulta eficaz incluso para corregir errores tan poco corrientes como este ‘inflingir’, ¿por qué cambiarla? De entrada, explica don Manuel la diferencia entre ‘infringir’ –quebrantar una ley, una prohibición… – e ‘infligir’ –causar un daño o imponer un castigo– (este verbo es el que debió emplear Dumbledore). Y a continuación hace el siguiente comentario: “Aparte del uso de un verbo por otro, no raro en los medios informativos, se presentan ocasionalmente formas híbridas, como ‘inflingir’, ‘infrigir’, utilizadas mal para cualquiera de los dos sentidos”. Aclarado el asunto.

Si este artículo llega a manos –más bien a ojos– del actor que puso voz al mago, espero que no se enfade; todos cometemos errores (tal vez mis oídos se equivocaron…). Lo mejor en estos casos, además de aprender de ellos, es hacer lo mismo que Joaquín Reyes y sus amigos: tomarnos las cosas con mucho sentido del humor.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Errores frecuentes, Palabras inventadas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El recopetín de la confusión: ‘inflingir’

  1. mjlillo dice:

    Aunque no tenga nada que ver con el fondo de la entrada, sabes que soy castellanomanchega y sí, esas palabras existen. Me pasó lo mismo el otro día con un amigo que comentaba que Muchachada Nui utilizaba palabras de aire antiguo y en desuso, pues no, date una vuelta por La Mancha y te reirás un rato, y no digamos si vas a Tomelloso. Lo más divertido es ver a gente de otras comunidades utilizándolas como algo ‘in’ cuando aquí hay muchos que las repudian. (Digo aquí porque escribo desde Mora). Y después de este testamento recuérdame que te regale un diccionario de mi pueblo.

  2. Sergio dice:

    Dios mío, he leído y oído muchas confusiones de términos, la mayoría muy graves, pero esta es de las peores. Por suerte no he presenciado esta confusión, al menos que recuerde, pero estaré al tanto cuando vea esa película que mencionas… Es cierto que en las traducciones y doblajes de películas, sobre todo cuando son documentales, se cometen bastantes errores e imprecisiones. Una auténtica lástima, pues en casos extremos nos obligan a desear y consumir la versión original, que muchas veces es el inglés, y eso cuando sabemos algo de esa lengua. Yo sé bastante, afortundamente; tanto como para saber que la lengua española es mucho mejor en cuanto a regulación, normas, convenciones, etc., aunque también es cierto que cometen menos errores porque la lengua inglesa no es tan rica como la española, por lo que no hay tantas maneras diferentes de decir lo mismo…
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*