Lavadora de textos es noticia

Trabajé a mediados de los noventa en el periódico Diario de Avisos, dirigido en aquel entonces por Leopoldo Fernández Cabeza de Vaca. Leopoldo ejercía su cargo con mucha elegancia y un aire paternal que a mí me gustaba, y de él siempre recuerdo una frase que solía decir cuando le aclarabas que un asunto que tenías entre manos ya había sido abordado por la competencia: “No es noticia hasta que no se publique en el Diario”. Desde que puse en marcha esta web me he preguntado alguna que otra vez si mi proyecto es tan conocido por esos mundos de Dios como a mí me gustaría, pero el domingo pasado se resolvieron todas mis dudas: Lavadora de textos ya es noticia.

Y todo por culpa de Verónica Martín, que hoy es subdirectora de Diario de Avisos pero antes fue compañera de faenas en La Opinión de Tenerife, en cuya redacción ambos compartimos diez años de pasión por el periodismo. A ella, que se niega a dejar de escribir pese a su actual condición de jefaza, parece ser que le gustó mi lavadora, así que el otro día quedamos para un café y para que yo le hablara de los entresijos de este invento. El resultado es un reportaje publicado el pasado domingo. Ahí les va el enlace: “El lavandero de textos”.

Corren tiempos extraños para la prensa, pero Diario de Avisos, que anda igual de enredado en incertidumbres que el resto de los periódicos del planeta, está dispuesto a dar la batalla y acaba de iniciar una nueva etapa bajo la dirección de Juan Manuel Pardellas, al que acompañan Manuel Iglesias y Román Delgado como directores adjuntos y Verónica Martín en la subdirección. A todos ellos –y, muy especialmente, a Juan Francisco Jurado, curtido redactor de la casa– les agradezco el interés que han mostrado por Lavadora de textos.

Ese interés tiene una segunda consecuencia: a partir de ahora esta pequeña ventana al mundo de la corrección de textos pasa a formar parte de la amplia oferta de blogs de la página web de Diario de Avisos (www.diariodeavisos.com), así que aún me falta darle las gracias a Adelto Fernández, director de Sistemas Informáticos del periódico, que está haciendo magia electrónica para que eso sea posible. Los agradecimientos concluyen con el que le debo a Fran Pallero, que me hizo pasar un rato estupendo mientras se las ingeniaba para sacarme la foto que acompaña al reportaje de Verónica Martín.

El artículo que leen no es más que un poco de autobombo que me puedo permitir porque yo soy quien manda en esta web, pero no me quiero quedar con las ganas de que cada una de las entradas del blog cumpla con su función de ayudarnos a conocer, querer y mimar nuestra lengua, y por eso les voy a contar lo siguiente: cuando escribía el primer párrafo de este texto me asaltó una vieja duda a cuenta de la frase ‘no es noticia hasta que no se publique en el Diario’. Si se paran a leerlo, ¿no les suena raro? ¿A qué viene ese ‘no’ repetido?

La respuesta la encontré –vaya novedad– en el Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española (Espasa), de Manuel Seco. Dice el académico que la preposición ‘hasta’, seguida de ‘que’ y de un verbo en forma personal, introduce una proposición temporal. Y pone este ejemplo: ‘Leeré hasta que me canse’. Pero cuando el verbo principal va acompañado de una negación, se suele presentar un ‘no’ expletivo en la proposición temporal. Yo les pongo este ejemplo: ‘No es [verbo principal con negación] noticia hasta que no se publique [verbo en forma personal con ‘no’ expletivo] en el Diario’.

Una voz ‘expletiva’ es, según la RAE, aquella que hace “más llena o armoniosa” una locución, como ocurre con nuestro ‘no se publique’ (aunque yo no veo la armonía por ninguna parte). Seco admite que esa doble negación es de “uso normal en España”, pero recomienda omitir el segundo ‘no’, ya que “carece de todo sentido negativo”. Lo que él propone nos llevaría a esto: ‘No es noticia hasta que se publique en el Diario’. Pero si Leopoldo lo decía de la otra forma, ¿quién soy yo para llevarle la contraria a un padre?

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Corrección, Presentación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*