Misterioso y fiel

Soneto lingüístico número 14

No soy el punto, tampoco la coma;punto y coma

separo bien lo que no ha de estar junto.

No soy la coma ni tampoco el punto;

soy casi un punto, algo más que una coma.

 

La gente toma mi trabajo a broma

y algunos quieren darme por difunto.

Saber mi función es un turbio asunto:

misterioso y fiel, soy el punto y coma.

 

Soy muy necesario, aunque no lo creas:

marco las fronteras, con tu permiso,

en el mundo abstracto de las ideas.

 

Si por ayudarte a bordar preciso

frases que sin mí serían muy feas

friqui te llamaran, haz caso omiso.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*