Vócame, coma

Soneto lingüístico número 1
Soneto

Si quieres un buen texto, sin despistes,

y de torpe no ser nunca acusado,

un consejo te doy, y es regalado,

sobre un signo que a ti se te resiste.

 

 

 

Si escribes «sí señor», tengo motivo

–como si es «hola Quique» o «come niño»–

para intuir tu falta de cariño

a la coma que ronda al vocativo.

 

«No hay pausa –desde el fondo algunos claman–

que al hablar esa coma justifique».

Errado el argumento, aunque se afanan.

 

El niño y el señor y el propio Quique

son eso, vocativos, y reclaman

la coma obligatoria que lo indique.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Sonetos lingüísticos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vócame, coma

  1. Pingback: El vocativo y su coma – El BLOGcadillo de Mortadelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*