¿Feliz 2.013?

No he escrito este título entre signos de interrogación porque crea que el año que empieza mañana vaya a ser portador de infelicidad –aunque estoy seguro de que será bastante duro para muchísimas personas–, sino porque quiero recordarles que es incorrecto emplear un punto para separar los millares en los números. Y no solo cuando se usan para referirse a un año, sino siempre. Ya he comentado esto aquí en otra ocasión, pero no está de más volverlo a decir hoy. Además, aprovecharé para hablar sobre la escritura de las fechas, con días y meses incluidos. Eso también ha sido tratado en este blog, pero es que no quería despedirme de 2012 sin publicar un último artículo, así que se fastidian.

Empecemos: la inmensa mayoría de los hispanohablantes (y de los hispanoescribientes) ponen un punto para separar los millares cuando trasladan al papel números de cuatro cifras o más. Por ejemplo: ‘Me debes 2.013 euros’. De esa inmensa mayoría, otra gran mayoría elimina el punto cuando ese número designa un año: ‘Te deseo un feliz 2013’. Hacen bien en quitar ese puntito al escribir los años, pero lo cierto es que deberían prescindir de él siempre. Lo correcto es ‘Me debes 2013 euros’.

Como ya dije en su día, esto no es una imposición de la Real Academia Española, sino que tiene que ver con las normas UNE (siglas de “Una Norma Española”, un conjunto de preceptos sobre asuntos tecnológicos y de otra índole) y con lo establecido por la Conferencia General de Pesas y Medidas. Lo que sí se emplea es el llamado ‘espacio fino’ –nunca el punto– cuando un número es muy largo y, por lo tanto, difícil de meter en nuestra mollera. Los espacios finos separan estos enormes números en grupos de tres cifras. ¿Por qué se hace esto? Porque a mi cerebro le resulta más rápido descifrar la información que envían mis ojos cuando veo ‘3 755 997’ que cuando veo ‘3755997’, aunque ambas combinaciones numéricas sean en realidad la misma.

Sin embargo, los números de solo cuatro cifras “no ofrecen dificultades para su lectura”, afirma el experto José Martínez de Sousa en su obra Ortografía y ortotipografía del español actual (Ediciones Trea), por lo que en estos casos no resulta necesario poner un espacio. Tampoco se emplea, según la RAE, cuando el número designa un año, independientemente de las cifras que tenga: ‘En el año 20000 no quedará ni rastro de la humanidad’, pero sí se hace cuando expresa una cantidad de años: ‘Dentro de 20 000 años no quedará ni rastro de la humanidad’. Si quieren más detalles sobre la correcta escritura de los números, pueden leer el artículo “Miles de puntos desperdiciados”, publicado en este blog hace unos meses.

En cuanto a las fechas, algunas personas no se aclaran y dudan si deben escribirlas con letras o con números. En realidad se puede hacer de las dos maneras, aunque los guardianes de la lengua tienen algunos consejos. Sousa dice, en su Manual de estilo de la lengua española (Ediciones Trea), que “las fechas se escriben generalmente con cifras arábigas”, pero no indica que se trate de una norma. Por su parte, el Diccionario panhispánico de dudas, de la RAE, señala que “las fechas pueden escribirse enteramente con letras, con una combinación de letras y números o solo con números”, pero añade que “no es habitual” escribirlas enteramente con letras.

“El sistema más común combina letras y números; el día y el año se escriben con números arábigos, y el mes, con letras y siempre con inicial minúscula”, concluye el Panhispánico. Por lo tanto, lo más recomendable es que al escribir la fecha de mañana –si es que alguien va a escribirla, cosa que dudo, dado el carácter festivo y resacoso del día de Año Nuevo– lo hagamos así: ‘1 de enero de 2013’, y no de esta otra forma: ‘uno de enero de dos mil trece’.

Volviendo a la cuestión de la eliminación de los puntos que separan millares, no se preocupen ustedes si desconocían esa norma o si no desean cumplirla: casi nadie lo hace, y otras preocupaciones –sobre asuntos muchísimo más temibles, aunque también tienen que ver con números– nos esperan, al menos a los europeos, en el año que está a punto de empezar. En todo caso, feliz 2013 sin punto.

Ramón Alemán

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Errores frecuentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a ¿Feliz 2.013?

  1. La Gatera dice:

    Gracias por la información y feliz 2013.
    ¡Saludetes gatunos!

  2. Terrio dice:

    Hay una duda que no aclara esto: cuando se produjo el cambio de siglo la gente también hizo un cambio al hablar del año: pasó de la preposición “de” al artículo “del”; quiero decir que antes decían 15 de agosto DE 1974 y ahora dicen 4 de mayo DEL 2007. Personalmente me parece incorrecto usar “del”, pero en realidad no lo sé. Podría ser interesante publicar algo al respecto.

  3. Irma Cervino dice:

    Interesante como siempre. Gracias por la información. Cuánto aprendo con la lavadora. Otro tema que me crea confusión es el de las horas. Hay quien la escribe con dos puntos 22:00; con un solo punto 22.00 y con coma 22,00.
    Feliz año 2013

    • Gracias, Irma.
      Pues, para no variar, no hay unanimidad. La ‘Ortografía de la lengua española’, de la RAE, dice que se usan los dos puntos (11:27), pero José Martínez de Sousa propone el punto (11.27). Sousa también dice que cuando una hora es sin fracciones, hay que añadir dos ceros: las 11.00.
      Saludos.

  4. verónica dice:

    Como dice Martínez de Sousa los números de solo cuatro cifras no ofrecen dificultades para su lectura, pero si pensamos por ejemplo en columnas formadas por cantidades de 4, 5, 6, 7… cifras que debemos sumar, restar, etc. entonces sí ayuda el dichoso puntito tras las unidades de millar o de millón. Podemos suponer que a esto se debe el uso del punto, luego extendido a otros contextos.

  5. Rubi dice:

    No tenía ni idea de esa norma…

  6. Verónica Martín dice:

    No sabía lo de los números salvo en las fechas, gracias pero no se si seré capaz de llevarlo a cabo. Creo que los puntos son más claros que los espacios y lleva a menos confusión pero si es un acuerdo científico, creo que debería cumplirlo. Gracias por estos consejos amigo.

    • Gracias a ti, Verónica. Todo tiene una explicación: la forma de puntuar los números no era igual en todos los países (unos empleaban comas, otros puntos…), así que se llegó al acuerdo de establecer un código común, que es el de los espacios.

  7. Alberto dice:

    Muy interesante artículo, Ramón. Si me lo permites, solo voy a hacer una pequeña matización, y es que, como bien ha comentado Verónica, los puntos para separar cifras pueden utilizarse en textos en los que la no existencia de ese punto o la separación de las cifras pudiera tener como resultado que el número no se interpretara bien (http://www.rae.es/dpd/srv/search?id=PxrAnmVfND6FK0uGdT#51, punto 5.2), como por ejemplo en textos de tipo contable. Por lo demás, fenomenal artículo.

    ¡Salud y feliz año! :-)

  8. Pingback: Blogs sobre traducción que me gustan (y que no tienen por qué gustarte a ti también) | #tradutxapelera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*